En pleno corazón del centro empresarial de San Isidro nos encontramos con Tzuru, un restaurante nikkei donde Jorge Matzuda y Masa Hamada lideran la cocina. Ambos comenzaron sus experiencias en el mundo de comida nikkei en Edo, hace más de 10 años, pero siempre tuvieron presente la idea de hacer su propio restaurante. Es a finales del 2014 que comenzaron este sueño y hoy Tzuru es una realidad.

El local está decorado con mil grullas (conocidas en Japón como tsuru), que son una señal de salud, bienestar y prosperidad. Esta ave se hizo conocida por sus figuras de origami y por las leyendas que giran alrededor de ella. Una nace a partir de las bombas que cayeron en Hiroshima, donde una pequeña de 12 años llamada Sadako Sasaki se enfermó gravemente de leucemia por la radiación y con la esperanza de sanar intentó realizar 1000 tsurus. Hasta el día de hoy se sigue manteniendo la tradición de realizar mil grullas cuando quieres pedir un deseo.

DETALLE MILENARIO. Pero centrémonos en la cocina, donde Matzuda y Hamada han optado por la alta cocina, que va desde el japonés tradicional, pasando por el nikkei y concluye con algunos platillos fusión que garantizo le encantarán. Sin duda, la cocina nikkei de Tzuru es el reflejo perfecto de dos culturas que han sabido lograr un importante equilibrio. Se utiliza la precisión de la cocina japonesa, su esencia y el respeto por el producto y se fusiona con la osadía del sabor peruano, fuerte y enérgico. Así comienza la experiencia Tzuru, en la barra y con entradas variadas que van desde ensaladas japonesas, hasta ceviches y tiraditos. Tales como la ensalada Kiurai, de pepino japonés en bastones con aliño de jengibre y togarashi, hasta el kai clásico, un tiradito de conchas, pejerrey, almejas y pulpo, bañado en leche de tigre con ají amarillo ahumado, katsuobushi, palta y papel nori. Los insumos son los mejores y más frescos y eso se nota en cada bocado.

No se asuste que también podrá degustar sashimis y nigiris si busca algo más clásico. Le recomiendo quedarse en los nigiris y dejarse llevar por las creaciones de la casa, como el pulpito parrillero con salsa de chimichurri, ajo crocante y verdes al ponzu con balsámico. En esta clase de locales yo prefiero evitar los “famosos rolls o makis” y probar los platos de fondo. Igual incluyen unas 12 opciones en la carta si es que usted los prefiere.

ATRACTIVA PROPUESTA. Seguimos con un nikuman crocante, pancito en dos cocciones, vapor y frito, panceta glaseada, karashi y ensaladita de encurtidos que nos encantó y nos llevó a pedir el carbón bun, también pan al vapor, pero esta vez de carbón, servido con pejerrey arrebozado y crujiente, tobiko, crema picante y chalaquita que mereció una repetición. Las brochetas de salmón, salmón kushiyaki, son hechas con panza de salmón, con piel crocante, mantequilla de salvia y limón flameado, acompañado de chimichurri nikkei. No puede irse sin probar el tantan sudado, fusión del clásico sudado de pescado y fondo de ramen picante, pesca del día, tsukune de cangrejo y langostino, una delicia con un caldo potente y concentrado que tiene el punto perfecto de picante. Sin duda alguna Tzurumerece más de una visita. Créame que pronto se volverá uno de sus locales favoritos de cocina nikkei.

TZURU

Tipo de restaurante: comida nikkei

Dónde: Calle 21 707, Urb. Córpac, San Isidro

Telf. 2252195

http://www.tzururestaurante.com/

Horario: lunes a sábado 12:30 p.m. a 3:30 p.m. y de 7 p.m. a 11 p.m. Domingos de 12:30 p.m. a 4 p.m.

Comida: cocina japonesa y nikkei

Porciones: normales

Estacionamiento: hay estacionamiento

Espacio: muy agradable

Niños: sí, pero deben comportarse

Limpieza: limpio y ordenado

Servicio: muy bueno

Delivery: no

Música: suave, de ambiente

Tarjetas: sí

Precio: S/120, aproximadamente